Ir al contenido principal

Entradas

A por todas, a por ti, para ti.

Entradas recientes

Si dejáramos de lado todo aquello que nos duele...

Si dejáramos de lado todo aquello que nos duele, tendríamos un sitio para volver a ser alguien diferente. Donde poder sentirse bien con uno mismo, sin importancia alguna de la opinión de los demás. 

Si dejáramos de lado todo aquello que nos duele, podríamos ver más allá de nuestras ilusiones y, con un poco de suerte (y también de fe), conseguir aquello que más deseamos. Disfrutar de cada momento de nuestra vida y de cada detalle que va marcando la diferencia, de que todavía es posible ser feliz, dejando atrás todo el dolor que una vez pudimos o nos hicieron sentir.
A veces, es muy difícil olvidar, pues ya es bastante grande la coraza para olvidarlo todo y poder ser feliz. Y solo aparentas ser feliz para los demás. Para que no te pregunten qué te pasa, si estás bien, por qué cosas has pasado que hacen que te duela tanto. Y es que es tan complicado explicar algunas cosas. No estás preparado para afrontar que te echen en cara las actuaciones y actitudes que tuviste en cada cosa que sufris…

Perder y ganar

"Tanto esfuerzo para no obtener resultado. Hasta aquí mi persistencia. Ya digo “basta", aunque me duela porque sé que es de las peores decisiones que puedo tomar. Pero me retiro de estar horas y horas, día tras día, delante de un libro, “aprendiendo", para el desastroso e inesperado efecto."


Hace un año ya que escribí estas palabras con mi mayor frustración por no haber conseguido lo que a tanto esfuerzo le estaba empeñando. Hace un año ya que, a pesar de haberlo escrito, insistí y lo logré. Cada vez que lo leo me alegro de pensar que no tiré la toalla, que no dejé que nadie decidiera qué pasaría después. Solamente ser yo la dueña de mi vida, la responsable de mis decisiones, la consecuente de mis actos.


Las equivocaciones son las que nos hacen grandes, enormes. Y nos hacen sabios, muy sabios. De las equivocaciones se aprende más que de los éxitos. Equivocarse es realmente útil. No seriamos quienes somos a día de hoy. No estaría en donde estoy.
Es evidente que nos en…

Déjame decirte

"Déjame decirte que tus dudas son pistolas disparándose solas, mientras tú me cuentas que siempre serás mi antibalas, y que estoy hecha de tus miedos, más que de los míos.
Nunca idealicé tanta paz abrazando un pecho tan turbio, porque yo tenía el agua al cuello y tú eras mi salvavidas.
Si yo cumplí objetivos, llegando a ser la mejor geógrafa en lo que a tu cuerpo respecta, y podría afirmar que ni en mil camas cabrían todos nuestros sueños.
Aún así mi pecho insistía, tú nunca serías mi primera ni mi segunda opción, tú siempre serías la única.
No te voy a mentir, pensarte abrazando otras inseguridades me daba realmente vértigo, y até mis manos a tu indiferencia, como queriendo dejarme llevar.
Me sentía por una vez obligada a verte crecer, para no fallarme a mí, al fin y al cabo tú eras todo lo que odié en el resto pero dado la vuelta.
Cuando tú no estabas yo era la viva imagen de aquel que vive preso de la abstinencia, y si yo alguna vez di el portazo, fue porque nunca quise cerrarme nin…

Ahora que te vas...

No me puedes hacer esto, no ahora que te vas. Aprovechar en días lo que me hubiera gustado disfrutar de ti en años... ¿Por qué eres así? Tan tuyo, tan de ti y de nadie más.
No me puedes hacer esto, no ahora que te vas. Porque te vuelves a ir. Y como otras veces, regresarás con arena de otras playas. ¿Por qué siempre vuelves? Si ya has visto el mar reflejado en otros ojos. Si ya has olido el verano en otra piel. Si ya has saboreado el agua salada en otros labios. Si yo no tengo nada que hacer contra todo eso. Entiendo que hay otros paraísos por descubrir...
No me puedes hacer esto, no ahora que te vas. ¿Por qué te vas? Tenías que aprovechar ahora para decirme parte de lo que sientes o, quizás, solo sientas eso, una mera posesión. Querer. Quieres algo que pudiste tener y lo dejaste ir. Vete tú a saber por qué.
No me puedes hacer esto, no ahora que te vas. ¿Por qué ahora? ¿Por qué te has esperado a saber que te ibas? Si ya me lo dijiste hace tiempo, si ya tuviste los huevos de decírmelo.…

Vivir o arrepentirse

Hoy vengo con una pequeña reflexión a cerca de la típica frase que siempre nos dicen o que nosotros mismos decimos y creo que nos equivocamos con: "Nunca hagas nada de lo que te puedas arrepentir". Siguiendo esto, no deberíamos hacer nada en la vida. Estar sentado en el sofá o en la cama. O quizás tumbado. Mirando un punto fijo, con las manos entrelazadas. O mejor, no hagas eso tampoco, a ver si te vas a arrepentir de no estar mirando otra cosa.

Tonterías que tiene la gente.

Prefiero hacer mil cosas y arrepentirme de un millón. Porque, ¿qué es la vida sin las equivocaciones? No existirían esas anécdotas que cuando suceden nos morimos de la vergüenza, pero con los años nos acabamos riendo a más que carcajadas. No estarían esos sentimientos de culpabilidad por haber o haber podido hacer daño a alguien. No expresaríamos enfado de poder haber elegido lo contrario a lo que sucedió. No tendríamos emociones,  ni sentimientos. No seríamos personas.

Equivocarse no debe ir acompañado …

Mímesis

Otra mañana que siento monotonía. Otra mañana que no me atrevo a mirarme al espejo. Porque tengo miedo de ese individuo que se refleja e intenta imitarme. Porque lo intenta. Porque yo sé que soy mejor. Sé que mi alma es mejor aunque esté encerrada en esta cárcel llamada cuerpo.

Si ya lo decía Platón, no hay mejor mundo que el de las ideas. La apariencia sensorial, la que pretendo mejorar para poder gustar. Que no para los demás. Sino para mí. Que llevo tiempo sin ver mi alma porque no me encuentro. Porque no me siento.

Si ya lo decía Aristóteles, naturaleza muerta, donde se encuentra la perfección realzando lo material e ignorando lo intangible. Queriéndome duplicar ante el espejo, ante mi reflejo. Cargado de ficción y, en consecuencia, bajo un efecto de credibilidad. Seré yo, o quizás no. Pero hace tiempo que estoy perdida.

Otra mañana que siento monotonía. Otra mañana que me miro al espejo. Espera... Nunca antes me había mirado de esta manera en el espejo. Este reflejo brilla tanto …